viernes, 6 de agosto de 2010

ANNE RICE, CUANDO LA FICCIÓN TOMA REALIDAD



Ficción y realidad se alían malévolamente
y las muertes ficticias se volvieron realidad...

Vampiros, indeseables criaturas que fueron humanas alguna vez, de piel pálida y que necesitan sangre para vivir, motivo por el cual sus colmillos son más alargados y afilados de lo normal. Los vampiros han formado parte de la leyenda mundial desde muy antiguas civilizaciones y, a lo largo del tiempo, el mito se ha ido condensando y creciendo. Sabemos que temen a los crucifijos, no se reflejan en los espejos, poseen una fuerza sobrenatural y contagian su existencia con un intenso mordisco en el cuello. La novela de Drácula de Bram Stoker se convirtió en un icono de referencia a la hora de profundizar en el mundo vampirico. Posteriormente, una escritora introdujo novedosas aportaciones al mito con sus crónicas vampiricas, compuesta por éxitos mundiales como “Entrevista con el vampiro”, “Merrick”, “El vampiro Armand” y “La reina de los condenados”. Hablar de Lestat es hablar de Anne Rice y hablar de ella es hablar del concepto postmoderno del vampirismo.


Anne Rice se inició en el mundo de los vampiros con su primera novela, “Entrevista con el vampiro”, escrita en 1976 y adaptada en 1994 (donde Brad Pitt, Tom Cruise y Antonio Banderas encarnaban las seductoras criaturas). En ella, un vampiro cuenta su vida como tal y el mundo que le rodea. El punto de innovación de esta obra es la visión del vampiro que la escritura nos muestra, alejándose de clichés como el ajo o la estaca para hablarnos de la vida desde el punto de vista del vampiro, un vampiro que sufre y reflexiona sobre temas como la vida, la muerte, la inmortalidad o el sexo. Anne se aleja de la estructura narrativa del vampiro como monstruo al que el protagonista ha de matar, para basarse más en los propios monstruos interiores del chupasangre. Éste es el primer libro de nueve que conforman las llamadas Crónicas Vampiricas.

Lestat es el eje de la historia, el vampiro que cuenta en primera persona el tormento personal que siente por su condición, preguntándose si sus acciones son buenas o malas, si existe Dios, qué cosas hacen a una persona feliz… grandes interrogantes que perturban la mente del vampiro y lo hace sentirse incompleto.

Las novelas vampiricas de Anne Rice están cargadas de momentos homoeróticos, la autora deja entrever la ambigüedad de su personaje Lestat, así como un claro enamoramiento entre el vampiro Louis y Armand. En ocasiones, los mordiscos dados por los vampiros rezuman sensualidad siendo en ocasiones metáforas de momentos carnales, como el pasaje en el que Louis convierte en vampiro a la niña Claudia. De ahí que este libro fuera incluido en la lista de Playboy de los 25 libros más sexy.

Lo interesante es también la figura de su autora, llegando a ser un personaje más que poder analizar. Anne Rice nació y vivió en New Orleans, su vida cambió vertiginosamente cuando sus Crónicas Vampiros se convirtieron en un gran éxito literario. Sus lectores la rebautizaron como Reina de lo Oculto y ella, encantada con esa definición, asistía a las convenciones y apariciones en público vestida de negro con un look muy gótico. En dichas convenciones, Anne Rice escuchaba asombrada fans que clamaban ser verdaderos vampiros. Se creaban kilométricas filas para conseguir un autógrafo de la autora y ella no cesaba hasta que todo el mundo se fuera con su firma.

Lamentablemente, la vida real de Anne también ha sido un tormento trágico como la historia de sus personajes. Su madre murió cuando sólo ella tenía catorce años, la hija de Anne Rice murió de leucemia cuando aún era una niña y su marido falleció sólo dos años después. La autora reconoce haberse ayudado de la bebida para superar algunos de esos momentos, especialmente la muerte de su hija.

Tantas desgracias han formulado entre los fans una posible leyenda negra o maldición que rodea la vida y obras de esta autora. Ficción y realidad se alían malévolamente y las muertes ficticias se vuelven realidad y las reales sirvieron de inspiración.

Cuando la hija de Anne Rice murió con unos 5 años de leucemia, Anne empezó poco después a escribir la primera de sus famosas Crónicas Vampiricas, Entrevista con el vampiro, en la que la niña Claudia está inspirada en su fallecida hija. Se dice que el tormento de esta niña traspasa fronteras naturales.

Poco antes de iniciar el rodaje de Entrevista con el vampiro, muere River Phoenix saliendo del Pub de Johnny Deep. River, días antes, había firmado el contrato para interpretar al entrevistador de Pitt, papel que aceptó Christian Slater, gran amigo de River y que donó su sueldo a la obra benéfica que River Phoenix tenía.

Años más tarde, unos días después de terminar el rodaje de La reina de los condenados, la cantante Aaliyah, que interpretaba a la misma reina Akasha se dirigía a los estudios para realizar los doblajes de algunas escenas de su personaje cuando sufrió un accidente de avión y murió. Su hermano se encargó del doblaje.

Anne Rice decidió no ceder mas derechos y poco después, mientras en sus libros Lestat permanece inconsciente o en coma, su marido Stan, en quien se inspiró para el vampiro Lestat, cae en coma y muere de cáncer mucho más repentinamente de lo previsto. Paranoica por estos sucesos, la famosa escritora ha decidido poner fin a la saga que inició en 1974, por lo que el año que viene saldrá el último libro y punto y final. Anne ha decidido hacer las paces con Dios por lo que ahora esta centrada en una nueva saga, de ángeles esta vez, entre los que probablemente se encontrarán su marido y su hija a modo de redención.

La paranoia de la escritora llega al punto de creer que el propio Lestat era el autor de tanta desgracia, después de que ella bromeara sobre las visitas del ficticio personaje a su casa y que le dictaba las vivencias de las que ella habla en el libro. Asustada ante tantas desgracias, la autora decidió matarle en la ficción. "Lestat vive en mi, es mas que una parte de mi o un vampiro, es el ser mas oscuro que he conocido, atrae al mal. Sé que no puedo acabar con un vampiro tan poderoso como él, pero si puedo matarle en la ficción y esto es como matarle para el mundo, morir él mismo. Ahora he echo las paces con Dios" – sentenció Anne Rice.

1 comentario:

Insanus dijo...

Creo que hice bien en dejar de leer a esta señora hace ya muuuchos años. Excelente artículo, aunque me decepciona saber que la Rice es tan lunática. Los primeros tomos de las Crónicas Vampíricas eran bastante buenos, aunque se escorasen hacia el melodrama casi siempre.

Un saludo.