jueves, 5 de febrero de 2009

XTARLINGS REDUX: JANE MANSFIELD


Si hubo una época dorada en las cumbres de Hollywood fueron los cincuenta, donde el glamour reinaba entre sus celebridades, todas muy bellas y con carreras que se iniciaban entre laureles de éxito. Sin embargo, como toda belleza tras una profunda contemplación, ese sueño dorado tenía un reverso oscuro y perverso. Son muchas las leyendas negras que se crearon en aquel momento en la industria del cine, algunas rocambolescas y otras son producto de enigmáticas muertes.

Si hablamos de erotismo e iconos sexuales de aquella época, Jane Mansfield es probablemente junto a Marilyn Monroe una rubia difícilmente de olvidar. Curiosamente, fue imitando a ésta como se dio a conocer. Jayne Mansfield (Vera Jayne Palmer antes de teñirse) nació en Pennsylvania y su vida estuvo marcada por la tragedia desde su inicio, su padre falleció cuando ella sólo tenía tres años y lo hizo curiosamente conduciendo, un ataque al corazón acompañado de su esposa y su dulce hija. Su madre no tardó en volverse a casar y se mudaron a Dallas (Texas), donde la joven comenzó a entrarle el gusanillo de la interpretación y comenzó a realizar cursos en la escuela. Sin embargo, fue una pasión que alternó con otra pasión más carnal. Jayne se casó con apenas 16 años y fue madre ese mismo año de un niño, lo cuál la separó un poco de su sueño por actuar. Fue cuatro años más tarde cuando la joven se muda a Los Angeles en busca de su sueño, seguida de su complaciente marido y su hijo pequeño.

Vestida con un look más que similar al de Marilyn Monroe, Jayne comienza a hacerse un nombre a través de ganar certámenes de belleza que, junto a sus clases de interpretación, hacen que la rubia explosiva vaya haciéndose con pequeños papeles. Se hizo un pequeño hueco en el género de la comedia pero su carrera no acababa de despegar del todo, los directores focalizaban todo su interés por ella en sus atributos físicos y hay quien cruelmente la calificaba como “la fotocopia vulgar de la Monroe”. No sólo su carrera se tambaleaba, también su matrimonio y al que le siguió una segunda boda con tres hijos más. Hasta el momento, Jayne Mansfield realizó mediocres films en los que resalta “Bésalas por mi” y “Una mujer de cuidado”, ambas en 1957.

La joven parecía no encontrar su sitio, las propuestas de películas eran cada vez peores y su vida sentimental había sido continuamente un vaivén de sentimientos y personas. Se cuenta que Jayne Mansfield cubría esa pena a base de asistir a todas las fiestas a las que Hollywood le abría las puertas, donde se pudo codear con grandes celebridades de la época y algunas amistades nada recomendables.

Fue en una de esas fiestas, donde la joven conoció a Antón LaVey, el Papa Negro de Hollywood y fundador de su satánica iglesia. Este oscuro personaje ya se había obsesionado antes con la rubia Marilyn Monroe y supo persuadirla hasta acabar conseguir compartir cama con ella. Tras la fatídica muerte de la rubia tentación, LeVey vio en Jayne Mansfield su perfecta sucesora.

Curiosamente, nuestra protagonista sentía una oscura fascinación por este enfermizo personaje que proclamaba su amor a Satán y su fama de poderoso mago. Anton LeVey le pidió a la joven que se vistiese igual que Marilyn, posara como ella y se desnudara de la misma manera y con la misma rapidez. Jayne fue tentada y lo hizo pese a que en aquel momento estaba iniciando una nueva relación.

Cuando el joven novio de Jayne, Sam Brody, se enteró de la vinculación de la actriz con la Iglesia de Satán entró en cólera y decidió presentarse en el despacho de LeVey, amenazándole que iba a romperle todos sus huesos si no dejaba de tener contacto con Jayne. LeVey, con su tenebrosa mirada, miró al joven y le maldijo, auguró una cercana muerte para él y su guapa Jayne Mansfield.

Tras aquella declarada maldición satánica por parte del Papa Negro, las desgracias se agolparon alrededor de la joven actriz. En un plazo de un escaso mes, a Jayne le robaron las joyas durante una visita a Japón, fue acusada de evasión de impuestos por el Gobierno de Venezuela, uno de sus hijos fue atacado por un león en un zoológico y poco después tuvo lugar el clímax de la terrible maldición, la fatídica noche en la que Jayne Mansfield perdió la vida a la temprana edad de 34 años. El 28 de junio de 1967, Matt Brody y Mansfield salían disparados por el parabrisas de su descapotable al tomar la curva cerrada de una enfangada carretera a más de 130.

Cuando Anton LeVey recibió la terrible noticia, acababa de recortar el anuncio del perfume Channel nº5 de su desaparecida amiga y se fijó que curiosamente en el reverso de dicha hoja aparecía una foto de la fallecida pareja tomada la noche anterior y que, al recortar el anuncio, las tijeras habían decapitado la cabeza de la joven de la misma manera que acababa de suceder. ¿Fue todo esto victima del cólera de un tenebroso Papa Negro?, ¿murió Jayne Mansfield a consecuencia de aquella maldición lanzada?

Lo tenebroso fue cuando la ambulancia llegó al lugar y no encontraron la cabeza de la joven. Jayne siempre había sido amiga de las excentricidades y era famoso su caniche teñido de rosa. Cuando el animal fue el único que salió ileso, encontraron a aquel perro rosado con algo redondo con lo que distraerse.

17 comentarios:

El chache dijo...

Como me gustan esta historias negras de Hollywood.
Un saludete

Manu dijo...

hola máquina!! gracias x tu comentario. tu blog también mola, me gusta su contenido...

... en cuanto a lo de Josh Hartnett...tuve que crear una sección llamada "ICONOS MASCULINOS", xq las lectoras de mi blog decían que no era justo que pusiese biografías de actrices y modelos y que de hombres no... así... que manda los lectores..jejejeje

chao crack!

Salva dijo...

El chache,
A mi me parecen entretenidisimas!

Manu,
gracias, el tuyo tb me está gustando mucho, espero con tiempo verlo con más profundidad.

abrazos!

Laidy Dark dijo...

Wah.... No tenia ni idea... da un poco de miedo la verdad, ese tipo de "casualidades".

Gracias por un articulo tan interesante y... espeluznante :]

un saludo Salva!

Viperina dijo...

Vaya, sabía algo de esta actriz, claro, pero no exactamente las circunstancias de su muerte. ¿Verdad o leyenda? En estos casos, nunca se está del todo seguro, pues entre el marketing de Hollywood y la imaginación popular, los verdaderos hechos rara vez salían a la luz. Muy interesante, como yo siempre digo: a la cama no te irás, sin saber una cosa más...Besos y buenas noches, amigo.

Salva dijo...

Laidy Dark,
La verdad es que sí, asusta pensarlo y pensar que hay personas con ese tipo de poder, y da pena, una chica tan guapa y morir de esa manera, una trágica historia.

Viperina,
Imagino que la verdad nunca la sabremos aunque quería comentarte que hasta lo que he podido leer de este señor, Crowley, asusta la verdad, era un personaje con mucho poder y un brujo de la magia negra, se cuenta que incluso cuando se indaga sobre él, empiezan a pasar cosas, asi que he preferido no hablar mucho, jejej soy asi de idiota y crédulo pero me da respeto...
...para los curiosos, os diré que queria contar una negra historia sobre uno de los lugares más malditos del mundo, la abadia de thelema, pero casi q mejor q lo cuente otro ;)

un beso a estas dos nuevas xtarlettes que se suman al club!

mon dijo...

Qué historia!!! Pues si es verdad, me alucina el poder que tienen algunas personas sobre su mente. Os imaginais que todos supiesemos utlizar un 20% más!!! Uffff!!!

Shanty dijo...

No sabía esa tenebrosa vida de la Mansfield. Muy bien contada la historia.
Besos,
Shanty

Salva dijo...

mon,
la verdad es que sí, da algo de miedo, casi mejor que sigamos siendo todos algo tontitos, je

Shanty
muchas gracias y bienvenida al blog, voy a darme una vueltecita por el tuyo.

besos y abrazos!

caotico_jq dijo...

Qué fuerte lo de Marilyn Monroe... no sabía que se zumbó a Antón LaVey. Jane creo yo que ha acabado siendo más conocida por la historia negra que por sus logros como actriz.

Salva dijo...

jejeje, la verdad es que sí, caótico, yo honestamente la conozca más por esto que por sus películas.
un abrazo!

Viperina dijo...

¡¡¡No me digas que eres supersticioso, nunca lo hubiera dicho, jajaja!!! Será porque me encantan las historias de terror y misterio, tanto leídas como en cine, pero no me impresionan las maldiciones, aunque tampoco es que nunca me haya puyesto a escarbar en ninguna historia maldita, quién sabe lo que ocurriría en ese caso, jejeje...Besos.

Anika dijo...

Bufff, luego lo leo, que estoy muertaaaaaaa. Te dejo un saludito y un besito

Anika dijo...

Ya lo he leido, qué fuerte! PObre mujer. Y ya se sabe, los perros juegan con cualquier cosa. XD

Salva dijo...

Viperina,
Admito que sí, je, algo supersticioso soy, yo por si acaso en algunas cosas no me meto, jejeje
besos

Anika,
ahi ves la inteligencia de un chucho, que no distingue entre una cabeza y una pelota, jaja
besos

Anika dijo...

jajajajja, qué mala persona!! Es que una cabeza y una pelota son muy similares, jajaja.

Salva dijo...

jajaja que no, que no, no me convence, nunca tendría un perro como mascota jijiji